viernes, 14 de julio de 2017

Safont

Esta zona de la ribera del Tajo era muy rica en el cultivo de frutales y hortalizas. Diferentes huertas se regaban con el agua del río en este lugar: la Huerta del Badén, la Huerta de la Isla o la Huerta de San Pablo, posteriormente conocida como el Granadal, por la cantidad de árboles de este tipo que crecían allí. 



1914 / 2012

El caudal de río era muy variable, por lo que su cauce se estrechaba o expandía según las épocas. Las frecuentes crecidas del río, datadas desde el año 1113, provocaban avenidas e inundaciones que anegaban la zona.



1960 / 2017


En el siglo XIX todo este terreno pasó a formar parte del amplio conjunto de propiedades de José Safont Cassarramona, empresario catalán que, en 1830, se trasladó a Madrid.
Junto a sus hijos conformaron una de las familias que más se enriquecieron durante el peridodo posterior a la desamortización de Mendizábal, en buena parte por la amistad que unía a ambos.
Los Safont compraron bienes en, al menos, diez provincias españolas. En nuestra Toledo adquirieron numerosos conventos y terrenos de cultivo como el que nos ocupa aquí. De ahí el nombre de esta zona de la ciudad.

Inicios 1970 / 2017

En esta última foto ya vemos los "icebergs" de espuma tóxica que indicaban el comienzo del fin de un río vivo que nos daba de beber, regaba nuestros huertos y nos brindaba un refrescante baño en los calurosos días de verano. Ojalá, algún día, podamos recuperar al pobre Tajo de esta catástrofe. 

Fotos: toledoolvidado.blogspot.com / Víctor S.I.

No hay comentarios:

Publicar un comentario